¿Y A QUIÉN SE LE OCURRIRÍA INVENTAR LAS DELICIOSAS TORRIJAS?

Llega la Semana Santa y con ella las deliciosas torrijas, un postre que en Madrid tiene merecida fama. Es un simple manjar, quién diría que un trozo de pan frito podría ser tan sabroso. Cremosas con un rebozo suave, pueden seguir variadas recetas, empapadas en leche o en vino, aderezadas con azúcar, con miel o con canela, ya según las preferencias del consumidor.

Curiosamente es un postre de los tradicionales, que asociamos a esta época del año ligada a la religión cristiana. ¿Pero queréis saber su origen? Claro, claro no está, pero en el recetario romano del s. I- III d.C. de Apicio nos encontramos:

“Poner en leche la miga de pan de mosto (el de África es el de mejor calidad). Cuando haya absorbido bien la leche, ponerlo en el horno sólo un momento, para evitar que se seque.  Sacar, y untarlo con miel mientras está caliente, pinchándolo para que  la absorba.  Espolvorear pimienta, y servir.”

“Otra receta: romper en trozos grandes un pan de harina de flor y poner en leche; freírlo y luego untarlo de miel.”

(Libro VII, apartado XI)

¿Os resulta familiar?

En las pastelerías madrileñas tradicionales como El Riojano, la Casa de las Torrijas, las encontraréis muy ricas y sabrosas, pero reconozco que yo siento debilidad por las de la pastelería la Marquesita de El Pardo.

Venga a que esperáis para degustarlas, que la Semana Santa pasa volando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba