CENA DE NAVIDAD

Ya se acercan las fiestas navideñas, y con ellas el mes de diciembre se llena de citas previas a la Navidad, las comidas o cenas de empresas, las “quedadas” con grupos de amigos… Al final casi cuando llegan la Nochebuena y Navidad, ya hemos pasado por tantas comidas copiosas que nos vamos empachando y se convierte en un mes de empacho continuo. Sin embargo, esto no siempre fue así.

Se conservan muchos escritos del s. XVI, XVII y XVIII que nos describen como se festejaba la Navidad en Madrid. Desde el Adviento, es decir cuatro domingos anteriores a la festividad de la Navidad, comenzaban los preparativos y devociones, que acompañaban un período de penitencia y ayunos o comidas ligeras. En Nochebuena, se tomaba la última de estas comidas ligeras y después se iba a la Misa del Gallo, en la medianoche, dando por finalizado el ayuno, significando al mismo tiempo el comienzo de la Navidad. La Misa en sí misma era una pura celebración, la alegría se extendía de la iglesia a las calles y las casas, a lo largo de la noche con bailes y juegos. Sabemos por ejemplo, que la Cofradía de Esclavos del Santísimo Sacramento en el oratorio de Caballero de Gracia, a la que perteneció Lope de Vega, al igual que muchos escritores de la época, se juntaban comediantes y músicos. A Lope su mecenas, el Duque de Sessa, le prestaba su carruaje para ir a la iglesia a las 10 de la noche y recogerle a las 2 de la mañana de regreso.

El resto de las 14 noches del tiempo litúrgico de la Navidad, las fiestas trascurrían en las casas, sobre todo de la alta nobleza. Eran fiestas familiares o para amigos cercanos, donde se entretenían con música y bailes, tertulias y como no podía ser de otra forma en el Siglo de Oro, con pequeñas obras teatrales. En muchas de estas casas ya se colocaban Belenes con lienzos pintados de fondo o también altares de Pascua, como el Belén de Coral de las Descalzas Reales (hacia 1570),  con todas las figuras talladas en coral, plata y bronce que regaló la ciudad italiana de Trapani a Felipe II. Otros de los más antiguos conservados en la Comunidad de Madrid, es el de Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II en El Escorial.

Como veis nuestras costumbres han variado un poco desde entonces. Si queréis descubrir más curiosidades sobre las tradiciones de esta villa y corte en Navidad, apúntate a nuestra visita Tradiciones de Navidad.

Imagen: La preparación del pavo y la sopa de almendra. FRANCISCO ORTEGO – El Museo Universal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba